Force Soil

  • Materia orgánica altamente concentrada al 50% de origen vegetal para mejorar las propiedades del suelo.
  • FORCE-SOIL favorece la actividad microbiana en el suelo facilitando la disponibilidad de nutrientes
  • aumenta de la fertilidad del suelo, mejora las condiciones del suelo, dinamiza las interacciones suelo-planta
  • FORCE SOIL puede aplicarse durante todo el ciclo vegetativo para mejorar las propiedades físico-químicas del suelo,
  • Debido a su equilibrada formulación y carácter ligeramente ácido lo hace ideal para su utilización en suelos alcalinos

8.9052.19

Entrega en 24/48 h GRATIS

Pedido mínimo 15.00€ 

Composición: Aminoácidos libres de origen vegetal 9,00% p/p; Trimetilglicina/betaina 10% p/p; Materia Orgánica total 42% p/p; Ácidos fúlvicos 26% p/p; Potasio (K)  3% p/p; Nitrógeno (N) orgánico 2,50% p/p; Hidratos de carbono 22 g/100 g; Azucares totales 5 g/100 g;

Diluir en agua: 10 ml/l. Cada 10 días.

CULTIVERS Abono Concentrado Líquido con Aminoácidos Ecológico. De Alta asimilación 100% Natural. Regenerador de la Vida del Suelo y Evita Obturaciones en Sistema de Riego. Force Soil

Las plantas sintetizan aminoácidos a partir del nitrógeno absorbido en forma de nitrato o de amonio. Los aminoácidos se unen mediante enlaces peptídicos para formar proteinas, además de por su función estructural, son indispensables en los procesos bioquímicos de la planta, al formar parte de la composición de enzimas, hormonas y diversos compuestos implicados en la defensa e inmunidad.

FORCE-SOIL es un formulado líquido de origen natural con alta concentración de aminoádicos orgánicos obtenidos a partir de hidrólisis enzimática, complementados con materia orgánica.
Presenta una concentración del 42% en materia orgánica de origen vegetal, con una concentración de glicina/betaina del 10%, la cual hace mejorar las propiedades osmoreguladoras de la planta adémas de disminuir episodios de estrés provocados por agentes externos (bióticos y abióticos). Favorece la obtención de cosechas abundantes, al mejorar la capacidad de retención de agua y de nutrientes.

Puede aplicarse durante todo el ciclo vegetativo del cultivo para mejorar las propieda- des físico-químicas del suelo, optimizar la capacidad de intercambio catiónico y propiciar un mejor desarrollo radicular.

Su aplicación constante mejora la fertilidad del suelo, a la vez que reduce la presencia de elementos en fase de bloqueo. Facilitando así la asimilación de los mismos por parte de la planta y evitado posibles antagonismos.