Semillas Feno Greco Ecológicas Microgreen

Leguminosa también conocida como Alholva. Sus semillas son muy utilizadas como especia en la cocina y como planta medicinal en infusiones. Esta planta también es usada en medicina veterinaria.

6.55

* Entrega en 24/48 h GRATIS

** Pedido mínimo 15.00€ 

Fecha de caducidad: 2025

Cómo cultivar microgreens paso a paso
Las microplantas son muy fáciles de plantar y cuidar. Pero, antes que nada, debes saber que crecen directamente en la tierra o en bandejas de cultivo. No necesitan mucho espacio, por lo que pueden cultivarse tanto en interior como exterior. Esto sí, necesitan luz solar indirecta y regarlas una vez al día.

Los microverdes se suelen recolectar entre 7 y 14 días después de la germinación, cuando vemos que aparecen las primeras hojas. Lo recomendable es cosecharlos en el momento que se quieran consumir.

Materiales necesarios:

• Bandejas de cultivo o directamente en el jardín.
• Semillas ecológicas.
• Sustrato ecológico de cultivo o tierra mezclada con un 60% de turba o fibra de como + 40% de hummus de lombriz.
• Pulverizador.

Pasos a seguir:

1. Lava las semillas y ponlas en remojo
En primer lugar, debes lavar las semillas con un colador o bolsa de germinación. A
continuación, y dependiendo del tamaño de las semillas, remójalas durante 4-8 horas. Ten en cuenta que las semillas mucilanginosas, como la rúcula, el berro, la mostaza o la albahaca, no se remojan.

2. Pon las semillas directamente sobre el sustrato húmedo

3. Prepara la superficie de cultivo
Para cultivar tus microgreens, puedes utilizar la típica bandeja de cultivo y extender el sustrato sobre esta, formando una capa de entre 2 y 3 cm de profundidad. Como alternativas también puedes usar germinadores, bandejas grandes de germinación o, en caso de un jardín o microhuerto, utilizar macetas.

4. Después de tu elección, empapa la tierra con agua hasta que quede húmeda y
esponjosa.

Siembra

5. Esparce las semillas germinadas (o sin germinar) de forma uniforme sobre la tierra, compactándola un poco. Tiene que quedar bien rellena de semillas y poco espacio entre ellas. Seguidamente, humedécelas con el pulverizador.

Importante: si has escogido sembrar en una bandeja, cúbrela con otra del mismo tamaño. Si tu opción es un germinador, utiliza un trapo. En ambos casos deja reposar durante 3-4 días. Y si has escogido un microhuerto, recuerda que se autoriega y mantiene la humedad óptima.

Pasados los días, destapa la bandeja y ponla en un lugar donde dé la luz de forma indirecta. En los microhuertos no es necesario, ya que llevan la luz incorporada.

Mantenimiento

Para favorecer la proliferación de los microgreens, la tierra siempre tiene que estar húmeda, pero sin encharcarla, se recomienda regarlos con un pulverizador. Asimismo, si quieres aumentar su valor nutritivo, puedes enriquecer las plantas con compuestos ricos en oligoelementos. Puedes utilizar polvos de algas kelp o compost macerado.

Recolectar

Pasadas entre 2 y 4 semanas después de la siembra, recolecta los microgreens con unas tijeras.
Para hacerlo, coge pequeños manojos con la mano, de afuera hacia dentro y a ras de la tierra.
Seguidamente, ponlos en remojo en un recipiente con agua, escúrrelos bien y ya está: ¡listos para comer!

A veces, si sigues regando los tallos, puede iniciarse una segunda cosecha. Si no, siempre puedes reaprovechar la tierra para hacer compost.

Cómo utilizar y almacenar los microverdes
Lo ideal es consumir los microverdes una vez cosechados, pero también pueden almacenarse en la nevera durante unos días. El único inconveniente será que pueden perder sabor y propiedades nutritivas. Para mantener su frescura, colócalos en un recipiente de cristal y tápalo con papel de film. De esta manera, podrás utilizarlos en ensaladas, pizzas, sándwiches o incluso saltearlos.
Como ves, cultivar microverdes en casa es fácil y sencillo, sin tener que esperar meses para ver los resultados y pudiendo convertirlo en una actividad familiar.